Blog

DEPURADORA PARA PISCINA

DEPURADORAS PARA PISCINA

  |   depuradoras

Todas las piscinas necesitan una depuradora, ya que es un elemento imprescindible y fundamental que trabaja el proceso de filtración, depuración y limpieza del agua. Mantiene el agua de tu piscina purificada y cristalina para su correcto uso y certificado de salubridad.

Si no se utiliza la depuración del agua, cuando llenas la piscina en su totalidad el agua está transparente, pero con el paso de los días se vuelve menos cristalina y el suelo y las paredes se vuelven verdes… Esto es ocasionado por la no oxigenación del agua que favorece a la formación de algas que dan ese color verde. Esta agua estancada está llena de bacterias y microbios y no es recomendable para su uso. Además, en verano, las altas temperaturas facilitan la formación de microorganismos en el agua por lo que es muy necesario el mantenimiento de la piscina.

Para que esto no ocurra deberemos tener un buen sistema de filtración que se encargue del mantenimiento del agua y evite que ésta se contamine. Es imprescindible que este sistema cuente con una depuradora de alto rendimiento y efectiva, sobre todo para piscinas de gran tamaño.

Una depuradora para piscina se encarga de que todo el agua pase por el filtro y depure todos los residuos que puedan ser depositados en el agua de nuestra piscina (hojas, insectos, …). Esto es un proceso que se realiza varias horas al día dependiendo de las dimensiones de la piscina y se suelen programar para su puesta en marcha.

Las depuradoras de piscinas varían según el tamaño de la piscina y según el volumen de agua contenida en ella. Pueden ser automáticas o manuales.

Como mínimo, una depuradora tiene que constar de:

  • Bomba: para llevar el agua desde la piscina al filtro y devolverla, de nuevo, ya filtrada a la piscina.
  • Filtro: para retener todas la partículas y residuos depositados en el agua.
  • Sumidero o skimmer: por donde la bomba absorbe el agua.
  • Boquillas de impulsión: se encargan de que el agua regrese a la piscina después de haber sido depurada.

Para elegir una buena depuradora que solvente nuestras necesidades, deberemos seguir los siguientes criterios:

  1. Calcular la capacidad que necesita nuestra piscina. Para ello dividimos los metros cúbicos de la piscina (largo x ancho x profundidad) entre las horas de filtración necesarias (suelen ser 8 horas). El resultado nos dirá que capacidad ha de tener nuestro filtro y bomba para poder elegir.
  2. Tipos de depuradora de piscina.
  • Depuradoras de piscinas privadas
  • Depuradoras de piscinas pequeñas, hinchables o montables.
  1. Tipos de válvulas selectoras. Se recomienda adquirir siempre el filtro con la válvula ya integrada. Ésta permite intercambiar los procesos de vaciado, lavado, contra-lavado y recirculación de la piscina. Tipos de válvulas:
  • Válvula selectora top o superior. Va conectada a la parte superior del filtro. Es aconsejable para una caseta enterrada en el suelo.
  • Válvula selectora lateral. Para casetas de superficie con espacios reducidos.

 

En definitiva, una depuradora para piscina es imprescindible porque gracias a ella mantiene el agua de nuestra piscina apta y salubre para un placentero baño y sin riesgos para nuestra salud.